La Manga del Mar Menor. Historia de un paraíso entre dos mares | All You Need In Murcia

Destinos

La Manga del Mar Menor

Panorámica de la Manga del Mar Menor La Manga del Mar Menor es una lengua de tierra de algo más de 20 kilómetros de longitud, que separa el Mar Mediterráneo del Mar Menor. Se extiende desde el faro Cabo de Palos hasta el Parque de Las Salinas en San Pedro del Pinatar. Su anchura oscila entre los 100 y los 1.200 metros.

La máxima elevación en la Manga es la montaña de origen volcánico de Monte Blanco, con una altura de 46 metros sobre el nivel del mar. Por su situación geográfica  la Manga se caracteriza por sus escasas precipitaciones de carácter torrencial, aunque las ha habido llegando en algunos puntos a perderse de vista la carretera de la gran Vía, e incluso pudimos contemplar asombrados una gran nevada el día 27 de Enero de 2005 donde la arena de las playas de la Manga, Cabo de Palos y otras playas del Mar Menor quedaron cubiertas de nieve. La anterior nevada sucedió en 1945.  La temperatura media anual es de aproximadamente 18ºC y cuenta con más de 3000 horas del sol al año

La Manga,  está dividida entre dos municipios: Cartagena y San Javier.
A Cartagena le corresponde desde la entrada a la Manga (km 0, hablamos de la Manga, pues todas las zonas anteriores Cabo de Palos y todas las playas del Mar Menor por la zona sur hasta Los Alcázares pertenecen a Cartagena), hasta casi el km 4 en una zona conocida como Monte Blanco correspondiente a las playas “La cala del Pino en el Mar Menor” y “playa de Calnegre” en el mar Mediterráneo. A partir de aquí hasta el final es al Ayuntamiento de San Javier al que le corresponde el mantenimiento de La Manga.

Esta curiosa división administrativa hace de la Manga una entidad complicada de gestionar, por lo que los dos ayuntamientos deben de colaborar conjuntamente en el mantenimiento de playas, viales, etc. en lo que es conocido como el Consorcio.

Posee playas a ambos lados de esta lengua, playas del Mediterráneo (Mar Mayor) y playas del Mar Menor. Todas las playas del  Mar Mediterráneo son de arena fina y blanca y sin duda uno de los lugares de aguas más limpias de todo el Mediterráneo. 

Es La Manga del Mar Menor uno de los destinos preferidos en Murcia para los turistas de  sol, arena, playa, deportes náuticos  y ocio, haciendo bueno aquel  famoso eslogan de los años 70 "Un paraíso entre dos mares” . Al estar dotada de todo tipo de infraestructuras tanto en verano como en invierno, se está incrementando año tras año el número de personas que deciden fijar su residencia allí españoles y extranjeros

El Mar Mediterráneo y el Mar Menor están comunicados a través de unos canales llamados "golas" a través de los cuales se intercambia el agua entre los dos mares el agua. La gola central (El Estacio) es una ampliación artificial y da acceso al puerto deportivo. También artificial es la de Marchamalo. Golas naturales son las de Ventorrillo y El Charco en la zona de las Encañizadas.

En ambos lados de La Manga hay varias islas de origen volcánico. En el Mar Menor tenemos La Perdiguera, la Isla Mayor (o Isla del Barón), la Isla del Ciervo, la Isla del Sujeto y la Isla Redonda (o Rondella). En el Mar Mayor podemos ver la Isla Grosa, e Islote Farallón y las Islas Hormigas.

Si deseas ir o visitar algún lugar de La Manga del Mar Menor o ir de la Manga a otro lugar, o bien moverte por la Manga sin utilizar el vehículo este enlace te puede ser útil: Horarios barcos y autobuses en La Manga y Mar Menor

Historia reciente de la Manga del Mar Menor

La verdadera historia de la Manga comiena en 1.863
La Manga del Mar Menor perteneció al Estado hasta el 10 de enero de 1863 que se vendió en 31.000 reales (7.750 ptas, 47 euros)  que fue confiscada por la ley de desamortización de Mendizabal de 1855 a  1856 (apropiación por parte del Estado y por decisión unilateral suya de bienes inmuebles pertenecientes a «manos muertas» (sobre todo en manos de la Iglesia))
La familia Maestre comenzó a comprarla a su vez a los nuevos propietarios a finales del siglo XIX. Por los años 50 del siglo XX la zona norte de la Manga ya estaba en manos de Tomás Maestre Zapata patriarca de la familia (zona de San Javier).
Por la zona de Cartagena había sido cedida a José Huertas para establecer una pesquería en la denominada encañizada de Marchamalo, pasando años más tarde a manos del empresario minero Jose Celdrán.
En 1956 Tomás Maestre Aznar uno de los sobrinos de Tomás Maestre Zapata, comenzó a trabajar en un proyecto que tenía en mente: urbanizar esta lengua de arena por sus extremos norte y sur, dejando toda la extensión del centro para que conservara intacta el paisaje original.
Tras litigios y negociaciones  consiguió hacerse con la totalidad de la Manga y en 1961 comienza a desarrollar su proyecto: convertir la manga en un  exclusivo destino turístico internacional. Para ello contó con los apoyos de los Ayuntamientos implicados (San Javier y Cartagena), viniendo el apoyo final y principal con la entrada en el ámbito de la Ley de Centros de Interés Turístico con la visita del entonces ministro de turismo Fraga Iribarne.
Finalmente el 23 de julio de 1966 y el 16 de diciembre de 1968 la Comisión provincial de Urbanismo de Murcia aprobó los planes de ordenación urbana de los centros de Interés Turístico "Hacienda de La Manga de Cartagena" y "Hacienda de La Manga de San Javier y así comenzó la urbanización a pasos agigantados con su famoso eslogan “ La Manga,  un paraíso entre dos mares” consiguiendo gran proyección internacional y atrayendo a un turismo de calidad.
Este crecimiento de la Manga  en los años 70 también impulsó el crecimiento en todo el Mar Menor.

Historia antigua de la Manga del Mar Menor

Sus orígenes se remontan a unos 10 millones de años, cuando el Mar Menor era una Bahía abierta al Mediterráneo, recibiendo gran cantidad de sedimentos procedentes del Campos de Cartagena y desembocadura del río Segura. Por la misma época una serie de erupciones volcánicas, surgidas del fondo marino, dieron lugar a islas cercanas a la Manga, macizo de Calnegre, Monte Blanco, o promontorios del Pedrucho, El Estacio y Punta de Algas, etc. Estas elevaciones surgidas en lo que hoy es La Manga ayudaron a que las corrientes marinas procedentes del norte chocaran con Cabo de Palos y depositaran un brazo de arena que fue cerrando la laguna. El aspecto del Mar Menor comenzó a ser similar al actual, con golas o canales naturales de comunicación con el mediterráneo hace unos 2000 años y tal y como lo conocemos hoy día no hace más de 1000 años.

La presencia del hombre más antigua en la manga y documentada se remonta el período Eneolítico. En la playa de las Amoladeras se han encontrado vestigios de un poblado.
También hay constancia de que naves fenicias surcaron el litoral murciano (Mazarrón) e incluso fondearon en el Estacio por el año 2.700 a.C.
Otros yacimientos submarinos corroboran el tráfico que tubo esta parte del litoral, Punta del Pudrimel, Isla Grosa, Islote del Farallón, encontrándose naufragios por todo el litoral y dentro de lo que hoy día es el Mar Menor
Posteriormente los árabes construyeron artilugios de pesca colocados en las golas o canales naturales conocidos como las "Encañizadas". Sistema de pesca que aún se sigue utilizando en las encañizadas de san Pedro del Pinatar.
A partir  del siglo XVI este litoral se convierte en territorio inseguro debido a los continuos desembarcos de piratas berberiscos procedentes del Norte de África. Esto provocó un despoblamiento de la costa y la edificación de torres de defensa: El actual faro de Cabo de Palos y la Torre derribada en la playa que tiene su nombre en el parque de las Salinas de San Pedro del Pinatar.
Por aquella época la Manga del Mar Menor estaba ocupada por extensiones de bosques con pinos, encinas, robles, etc. que ayudaban a proteger el desembarco de los piratas, por lo que este bosque fue arrasado por orden el Rey Felipe II para evitar que los piratas se ocultaran en ellos.
A pesar de perder gran parte de su cubierta vegetal en el siglo XVI debido a estos sucesos la Manga conservó  una buena representación de la vegetación dunar costera hasta que comenzó el desarrollo urbanístico en la década de los 60. Hoy día ya no queda prácticamente nada, conservándose sólo la vegetación en la playa de las amoladeras.

Podemos hacernos una idea de cómo era la Manga antes de la urbanización visitando la playa de Torre Derribada en San Pedro del Pinatar, donde podremos ver además  una de las joyas botánicas del Mediterráneo, la “sabina de las dunas”, que en el pasado se extendía por el litoral murciano ocupando todo el brazo arenoso de la Manga desde San Pedro del Pinatar hasta Cabo de Palos y hoy se encuentra en peligro de extinción.





Ver Destinos en un mapa más grande

Panorámica de la Manga del Mar Menor
Vista del Mar Menor. La Manga del Mar Menor
Isla del Barón de la Manga del Mar Menor
Faro del Estacio de la Manga del Mar Menor
La Manga del Mar Menor. Gola de Marchamalo
Veneciola. Mar Menor. La Manga del Mar Menor
Puente de la Risa. Final del la Manga del Mar Menor
Golas de Veneciola. Final de la Manga
La Manga del Mar Menor. Las Encañizadas
Puerto deportivo Tomás Maestre de la Manga del Mar Menor
Canal entre Mar Menor y Mar Mediterráneo de la Manga del Mar Menor
Puente levadizo de la Manga del Mar Menor
La Manga del Mar Menor. Molino de Veneziola
La Manga Años 60 de la Manga del Mar Menor
Playa de las Amoladeras. Mar Mediterráneo
Las Salinas de Marchamalo de la Manga del Mar Menor
Nieve en la Manga. Año 2005
Vista desde el Faro de Cabo de Palos
Islas Mar Menor de la Manga del Mar Menor
Playa Cavanna de la Manga del Mar Menor
Vista desde Calblanque de la Manga del Mar Menor

Newsletter

Envíenos su e-mail y recibirá nuestro boletín informativo con todas las novedades y promociones.

He leído y estoy de acuerdo con la política de privacidad