Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar. Parque Regional en Murcia | All You Need In Murcia

Naturaleza, Mar, Montaña

Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar

Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Espacio natural protegido
- San Pedro del Pinatar-

Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar Las Salinas consisten en un humedal con arenales situado al Norte de la Manga y forman parte importante del Mar Menor considerado Zona Especialmente Protegida de importancia para el Mediterráneo (ZEPIM). Ocupan una extensión total de 837 Ha y son compartidas por los municipios de San Javier y San Pedro.

En 1985 fueron consideradas como reserva natural protegida y en 1992 consiguen la denominación de Parque Regional

Podemos encontrar diversos ecosistemas locales que van desde estanques salineros, carrizal, saladar, dunas y golas, hasta encañizadas de pesca.
Se localizan sobre una antigua zona palustre, formada por una depresión litoral rellenada por materiales cuaternarios. Es una zona llana, con una cubeta poco profunda cerrada por una barrera arenosa. En la zona de transición de las dunas y las salinas aparecen saladares y pequeñas charcas con unos bajíos limosos, acumulaciones de restos de plantas marinas y pequeñas islas, surcadas por canales más profundos donde se emplazan las Encañizadas.

El movimiento de agua entre el Mediterráneo y el Mar Menor hace que sus amplias superficies fangosas queden periódicamente al descubierto. Un carácter pseudomareal, muy escaso en el Mediterráneo, debido a que las masas de aguas están reguladas por el régimen de los vientos, haciendo muy peculiar esta zona de la laguna marina.

Al este de las Encañizadas, grandes acumulaciones de aguas someras, fondos fangosos y abundantes restos de algas y plantas marinas, arrancadas de los fondos próximos de ambos mares han dado nombre al paraje más al norte de La Manga: Punta de Algas

Pero si de algo se puede disfrutar en Las Salinas es de sus 8 kilómetros de playa. Playas al Mediterráneo, salvajes y de blanca arena como Torre Derribada o las playas de La Llana y en el Mar Menor, donde en las charcas de la playa de La Mota podemos disfrutar de sus famosos baños de lodo que alivian numerosos dolores crónicos y enfermedades de la piel como la soriasis.

Para disfrutar plenamente de este parque nada mejor que realizar dos rutas de senderismo: "senda de el Coterillo" ruta circular que no llega a 4 km, entre dunas, pinos caídos por la acción del viento, o la sabina de las dunas, única en toda la Región de Murcia donde 9 antiguos ejemplares conviven con cientos jóvenes, la Esparraguera de Playa exclusiva de Murcia en toda la Península Ibérica, de una longitud cercana al metro, flores pequeñas y amarillas y florece desde diciembre hasta julio, y la Zanahoria de playa con flores de color blanco, 50 cm de altura y florece de julio a octubre, todas ellas protegidas por encontrarse al borde de la extinción.

Otra ruta es la "senda de las Encañizadas", ruta circular de 12 km. que recorre íntegramente el Parque Regional de las Salinas incluyendo un paseo por la arena de casi 3 km a través de las playas de la Llana.

Si deseas más información te puedes dirigir al Centro de Visitantes las Salinas

Ecosistema de las Salinas:

Está situado en el extremo norte del mar Menor, consiste en un humedal con arenales que limita al sur con las encañizadas y golas que dan entrada al Mar Mediterráneo.
En estos humedales destacan las dunas y arenales costeros, además de barras arenosas que amortiguan el oleaje en las zonas del Mediterráneo, favoreciendo la presencia de praderas de Posidonia en los fondos marinos.
La flora está representada por la Siempreviva y la Sarconia o Almarajo en las zonas encharcadas; cerca de la playa puede encontrarse la Oruga de Mar y el cardo Marítimo; en las zonas de dunas encontramos el Barón, el Cuernecillo de Mar y al Azucena de Mar; en las dunas más estables está el Lentisco y el Espino Negro, así como unos pies de Sabina Costera. Otras presencias importantes son los endemismos del Sureste como el Helianthemum marmenorensis y la Frankenia corymbosa, destacando la Seneccio joppensis que es una rareza en Europa occidental.
La fauna se compone, principalmente, de aves acuáticas como la Avoce, Cigüeñuela, chorlitejo Negro, Charrancito, Pagaza Piconegra, Zarapitos, Agujas, Archibebes y aves de mayor tamaño como las Garzas, Cormoranes, Ánades, gaviotas y Flamencos entre otros.
Los reptiles más comunes son el eslizón Ibérico y la Lagartija Colirroja. También están presentes mamíferos como la Musaraña, Musarañita y Comadreja, además de una amplia variedad de murciélagos como los Miniopterus schereiberseii, Myoyis cappaccinii, etc.
Las salinas albergan especies en peligro de extinción como el escarabajo Scarites aurytus en la familia de los insectos, o el Fartet en la de los peces, que es además un endemismo ibérico que también podemos encontrar en las Salinas del Rasall en Calblanque

Industria Salinera

Las Salinas del Mar Menor se han estado explotando desde las épocas romana y musulmana, aunque probablemente se explotaran ya con anterioridad.
Conocidas como las Salinas de Patnía, fueron incorporadas a la Corona Castellana por el rey Alfonso X en 1266, y después pasan a ser explotadas por la orden Franciscana.

En 1470 las compra el Concejo Murciano y las pone bajo arrendamiento, siendo explotadas por la familia Hurtado. En 1564 fueron incorporadas  al patrimonio de la corona española por Felipe II.
En el siglo XVIII con el fin de facilitar su comercialización se construye un muelle “muelle de la sal” en el lado del Mediterráneo para facilitar su comercialización. La explotación de la sal deja de ser monopolio del estado en 1879 y las salinas salen a la venta siendo adquiridas por el  empresario gallego Manuel en 1.880.

A comienzos  del siglo XX, en 1905, la burguesía de la zona crea la “Mancomunidad de las salinas Marítimas” siendo compradas a la familia Coterillo. Esta adquisición supuso una ampliación de la industria de la sal y fruto de ello es la construcción de otros dos molinos de viento en la zona de San Pedro, ”Molino de Quintín” y “Molino de la Calcetera”, que actualmente están perfectamente restaurados. Otros molinos salineros los encontramos en la zona de Veneziola, en casi ruinas actualmente.

En 1920 las salinas fueron compradas por la compañía mallorquina Salinera Española. Por entonces se creó el grupo sindical “Trabajadores de la sal, la Realidad”, siendo la empresa gestionada por los trabajadores coincidiendo con la guerra civil española (1936-1939), recuperando la empresa la propiedad y gestión al finalizar la guerra

 

Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar
Las Encañizadas. Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar

0
Comentarios

Añadir comentario





Enlaces relacionados


Newsletter

Envíenos su e-mail y recibirá nuestro boletín informativo con todas las novedades y promociones.

He leído y estoy de acuerdo con la política de privacidad