Valle de Ricote, un oasis de huertos recorridos por el río Segura | All You Need In Murcia

Destinos

Valle de Ricote

Valle de Ricote. Mirador del Arco en Villanueva El Valle de Ricote es uno de los lugares mágicos de la Región de Murcia. Sus paisajes parecen extraídos de un cuento, de un belén navideño o de un desierto oriental, un mundo idílico e imposible de imaginar  donde  nadie sospecha que en el corazón de esas áridas tierras que encierran al Valle, pueda existir algo parecido. Si haces turismo en Murcia éste es uno de esos lugares que no puedes perderte.
Es un lugar en el que puedes sentir y palpar toda la herencia y sensibilidad de la cultura árabe a través de sus numerosos vestigios que aún perduran. Ambas civilizaciones convivieron en paz durante siglos en una perfecta simbiosis, siendo el Valle de Ricote el último reducto de moriscos en toda la Península Ibérica.

El Valle de Ricote llegó a ser un lugar muy importante dentro de Al-Andalus durante 800 años. Este valle fue convertido por sus pobladores en un rico vergel de prosperidad y cultura. Crearon eficientes sistemas hidráulicos y  canales de riego para elevar y conducir el agua hasta las tierras más alejadas del río, construyeron fortalezas y levantaron mezquitas donde se formaron en filosofía grandes sabios islámicos como Ibn Sabín o Al-Ricotí.
El propio Rey Alfonso X 'El Sabio' quedó maravillado de la cultura y saber del pueblo musulmán del Valle.

La civilización musulmana dejó un legado que aún se mantiene en el Valle y lo podemos contemplar en la disposición de sus callejuelas, en los restos arqueológicos hallados en castillos, graneros, norias, cangilones, arcaduces, acequias, alquerías, huertos, limoneros, palmeras, brazales y necrópolis. Los moriscos, palabra que deriva de moro, fueron los musulmanes del Al-Andalus bautizados tras la conversión forzosa de los Reyes Católicos del 14 de febrero de 1502  tras la cual pudieron permanecer en el Valle y más tarde algunos pudieron burlar la expulsión de 1609, de modo que sus tradiciones y costumbres se han fusionado durante el paso de los siglos con las de los cristianos, dando lugar a una peculiar simbiosis que aún pervive en los habitantes del Valle.

Una tierra rica bañada por el río Segura que serpentea por una frondosa huerta, haciéndose camino a través de meandros, chopos y sauces, “casicas” blancas y de colores.
Una vega fértil anclada en su herencia árabe donde el agua de las acequias es impulsada para regar las huertas por esos artilugios llamados "Norias", algunas de las cuales aún siguen  girando y girando sin más fuerza motriz que la de la propia agua de la acequia.
La comarca del Valle de Ricote está situada en la Vega Alta y media  del río Segura es un oasis de cultura, historia, naturaleza, gastronomía y costumbres en el corazón de la Región de Murcia, donde también encontraremos balnearios que ya utilizaron los romanos. Las montañas bordean el río mostrando escarpados riscos y castillos que una vez sirvieron de fortaleza a los pobladores musulmanes.

Aunque podemos encontrar palmeras por toda la Región de Murcia es en el Valle de Ricote y Abanilla donde los palmerales conforman un paisaje tan característico y cierto aire oriental imposibles de imaginar sin la presencia de las palmeras.

Los siete municipios que componen el Valle de Ricote son:
Archena, Villanueva del Río Segura, Ulea, Ojós, Ricote, Blanca y Abarán. Cieza que sería el siguiente pueblo nunca ha sido incluido aunque geográfica e históricamente está muy próximo al resto. Una red de miradores dispuesta desde Archena a Abarán nos ayudan a descubrir los precisosos paisajes del Valle de Ricote

Cómo llegar:
Para recorrer y conocer el Valle de Ricote lo podemos hacer entrando por la puerta sur al valle de Ricote desde la autovía de Murcia a Madrid, tomaremos la salida 121 A dirección Archena/ Valle de Ricote. Atravesando Archena podremos cruzar todo el Valle de Ricote comenzando por la carretera Local MU-522 que enlaza con las diferentes carreteras del interior de este Valle, el cual, con toda seguridad, nos dejará maravillados.Consejo ir parando en los diferentes miradores que nos vamos a encontrar.

Qué hacer:
En el Valle de Ricote podemos disfrutar de turismo rural en cualquiera de sus casas rurales esparcidas por todo el valle, su exquisita y variada gastronomía, preciosas rutas de senderismo y visitas a castillos como el de Blanca o Ricote , rutas ecuestres, descenso por el río Segura incluso con niños para una diversión asegurada y si tienes calor no dejes de tomar unos baños por Blanca (junto a la oficina de turismo) o en Abarán en la playa del Jarral, o en el Arenal por elparque municipal que está a contnuación del Jarral.
Tomar unos baños termales en Archena, pasear por sus estrechas callejuelas  mientras paseamos tranquilamente por cualquiera de sus pueblos. Es el Valle de Ricote el lugar ideal para empezar a practicar el "turismo slow".

Historia del Valle de Ricote

Aunque el Valle de Ricote es más conocido por su historia musulmana, realmente, su historia data de tiempos prehistóricos pues se han hallado colonias fenicias, romanas e íberas, como el poblado íbero del Cabezo del Tío Pío, o los Baños Romanos ambos en Archena
La historia musulmana y su denominación como tal “El Valle de Ricote” se remonta al siglo VIII d.C. coincidiendo con la invasión árabe de la península Ibérica y capitulación de los Visigodos que estaban enredados en guerras entre clanes por la sucesión. Los musulmanes impusieron su hegemonía en la Península Ibérica y dieron el nombre de Al-Ándalus a la Hispania islámica. Sevilla fue su primera capital y Abd Al-Aziz su primer walí o gobernador. Al-Ándalus se convirtió en un Emirato o provincia del Califato Omeya. El Califato conformaba un Imperio islámico, con capital en Damasco (Siria), que abarcaba los territorios del Norte de África, la Península Arábiga y Oriente Próximo.

El Pacto de Tudmir, también llamado, Pacto de TeodomiroTratado de Orihuela, firmado el 5 de Abril del año 713, significó el reconocimiento de la soberanía islámica en el sureste de  Hispania. Los  territorios de Orihuela, Alicante, Elche, Begastri (Cehegín), Lorca, Mula, etc.  abarcaban en total un área un poco mayor que las actuales provincias de Murcia y Alicante y fueron conocidos como la Cora de Tudmir o la provincia de Aurariola. En este pacto se estableció el pago de tributos, la no colaboración con los enemigos de los musulmanes  y fidelidad a cambio de la paz y libertad de culto.
Con este pacto Teodomiro, gobernador visigodo de estas tierras antes de la invasión,  consiguió una autonomía política en el gobierno de estos territorios (reino de  Tudmir). La población cristiana no tuvo que abandonar la región dando lugar a una rica mezcla de lenguas de las que surgió el murciano, (que no es el panocho, típico lenguaje de las gentes de la huerta de Murcia).

Este pacto hace de Tudmir - Murcia la comunidad histórica documentada más antigua, año 713. La diferencia con otras comunidades históricas de España es que no se ha conservado la antigua lengua. No se sabe exactamente la duración de este pacto, probablemente hasta el año 739-770 cuando el tratado dejó de tener aplicación pasando la provincia a manos totalmente musulmanas.
Los nuevos pobladores musulmanes dirigían la comarca del Valle de Ricote desde Rikut (Ricote). Los gobernantes de las diferentes poblaciones se reunían en el paraje del Solvente para los acuerdos y la defensa estaba garantizada por una serie de castillos a lo largo del territorio.

El periodo de dominación musulmana de este valle, entre los siglos VIII y XIII, fue muy fructífero en el aspecto cultural. El Valle de Ricote fue el punto de partida de uno de los caudillos musulmanes más importantes del siglo XIII, Ibn Hud, el cual, y tras su sublevación en el castillo de Ricote consiguió aglutinar bajo su mandato a buena parte del territorio musulmán español durante diez años.

En 1243 llegó la reconquista cristiana de manos del príncipe de Castilla don Alfonso  (Alfonso X de Castilla, llamado «el Sabio» (Toledo, 23 de noviembre de 1221-Sevilla, 4 de abril de 1284 fue   rey de Castilla entre 1252 y 1284, tras el Tratado de Tordehumos.)
Con un pacto con el descendiente del Rey islámico de Murcia Ibn Hudy. Los castellanos se comprometían a respetar las leyes, cultura, religión y propiedades de los musulmanes Situación que cambió con la llegada al trono de Sancho IV que entregó el poder político del valle de Ricote a la Orden militar de Santiago en 1285 (Orden de Santiago (1243- 1856).
Con el final de la reconquista (1492) se realizó el proceso de evangelización de los musulmanes del Valle y durante el siglo XVI se instauración Iglesias donde antes habían mezquitas.
Nacieron entonces los “moriscos” musulmanes convertidos al cristianismo. En 1609 Felipe III aprobó un decreto de expulsión de todos los moriscos (principalmente en Murcia y Valencia), siendo los motivos, su falsa conversión, la rebelión de los moriscos granadinos contra la corona o la supuesta  ayuda a las continuas invasiones de la costa del levante por los berberiscos, etc.
Sin embargo un gran número de moriscos regresaron de incógnito, otros se escondieron y lograron vivir en connivencia con los cristianos lo que contribuyó a la perduración de su legado hasta la actualidad.

El siglo XVII fue una época de poco relieve, debido a las expulsiones y abandono de la población.
El siglo XVIII estuvo dominado por la familia Llamas proveniente de Mula, que controlaba  todo el valle de Ricote a mercé de las extensas tierras que compró como resultado de la expulsión de los moriscos. Otras familias controlaron el Valle durante el siglo XIX.

Valle de Ricote. Mirador del Arco en Villanueva
Valle de Ricote. Senderismo castillo de Ricote
Valle de Ricote. Balneario de Archena
Valle de Ricote. Parque de las Cuevas en Blanca
Valle de Ricote. Castillo de Ricote
Valle de Ricote. Castillo de Blanca
Valle de Ricote. Restos castillo de Archena
Valle de Ricote. Vistas castillo de Ricote
Valle de Ricote. Río Segura por Archena
Valle de Ricote. Azud de Ojós
Valle de Ricote. Palacio de Llamas en Ricote
Valle de Ricote. Calle en Ulea
Valle de Ricote. Descenso del río Segura
Valle de Ricote. El Solvente
Valle de Ricote. Vistas desde el mirador del Solvente
Valle de Ricote. Noria Grande en Abarán
Valle de Ricote. Ruta de las Norias en Abarán
Valle de Ricote. Parque el Jarral y río Segura en Abarán
Valle de Ricote. Plaza 18 de Julio en Blanca
Valle de Ricote. Paseo de la Ermita en Abarán
Valle de Ricote. Yacimiento ibérico del Tío Pío en Archena

Newsletter

Envíenos su e-mail y recibirá nuestro boletín informativo con todas las novedades y promociones.

He leído y estoy de acuerdo con la política de privacidad